Barcelona está de duelo, Barcelona es poderosa

Publicado el 18.08.2017


En este espacio hoy encontrarías la Agenda Foodista de Fin de Semana, pero no hay actividades festivas para resaltar, restaurantes para visitar, ni comidas o bebidas que nos alegren la jornada. Barcelona está de duelo, una ciudad abierta que es y será valiente para sobreponerse al horror porque, como cantaba Peret, “Barcelona es poderosa” …

 

“La Sagrada Familia”, foto de Burt Glinn

Hoy es un día pesado, el día después del atentado de Barcelona en Las Ramblas, el día del atentado en Cambrils, el día en que la tristeza se acentúa. Es complicado decir algo sensato, pero también es inapropiado no hablar de los sentimientos, de la rabia, del dolor, la angustia, la sensación de desamparo y de lo difícil que es estar orgullosx de la humanidad o de soportar “la vergüenza de ser un hombre”, como lo expresó Primo Levi.

Hoy es el día en el que en este espacio tendría que estar publicada tu Agenda Foodista de Fin de Semana, donde siempre te contamos qué hacer en Barcelona, cómo disfrutar la ciudad, de sus platos más interesantes, de sus bebidas más ricas. Hoy no hay vinos, ni fiestas, ni comida que nos saque la sonrisa durante los días de descanso, pero tampoco nos quitarán el deseo ni la alegría que nos lleva a disfrutar y a resistir a la ignominia.

Se vieron cosas horribles delante del centro de operaciones de Los Foodistas y, los mismos metros de Las Ramblas que pisamos a diario, se cubrieron de dolor y espanto. Esas Ramblas que tanto criticamos por su oferta gastronómica de mala calidad pero no por ello menos amada, como lugar emblemático de la ciudad, como la calle que ha soportado el peso de los pasos de las luchas ciudadanas durante las épocas más oscuras del país.

Barcelona: ¡arriba!

La filosofía nos enseñó a suspender el juicio cuando las cosas no son claras, sin embargo esta vez es difícil hacerlo y tal vez convenga hablar de lo que pasó, sin rumiar la rabia pero sí estando cerca de lxs otrxs, que es la única manera de sobrellevar la situación desde un lugar más ‘amoroso’, sin instalarse en el odio.

No hay que negarlo, pasamos miedo porque estábamos a pocos metros del atentado, pero hay que recordar que el miedo no es patrimonio de nadie: mujeres temblando debajo de velos, hombres en chanclas y bañador llorando, policías con chalecos antibalas en el torso y ojos húmedos. Situación de angustia, sí… pero que el miedo no nos confunda. Este año han fallecido casi 4000 personas en atentados terroristas; los países más afectados han sido Afganistán, Siria, Irak y Somalia. Desde el 17 de agosto, Barcelona engrosa el número de afectadxs por la lacra inhumana.

La libertad de la que gozamos es imperfecta (hay que reconocerlo), pero no hay que instrumentalizar la violencia para fomentar el racismo. Mucha gente sufriendo allí, en el centro de la ciudad de Barcelona, donde lxs locales caminamos tratando de esquivar turistas embelesados por el entorno. Al fin y al cabo, todxs caminamos sin mirar por dónde, de la misma manera que hay víctimas (iguales a las de Barcelona), pero sus ciudades no tienen la suerte de ser lugares mediáticos.

Hoy no hablamos de comida, ni de resturantes, ni de bebida, a penas podemos comer… pero cantamos la letra pegadiza de Peret, un músico gitano que captó en palabras simples la fuerza de la ciudad: “Barcelona es poderosa”, y también sensible, solidaria y abierta.

Barcelona,

“Su Paseo de Gracia: es su poder.
Los niños que lloran: es su poder.
Su juntar palabras: es su poder.
La flor de las Ramblas: es su poder”

GB

 

¡Compártelo en las redes!

También te puede interesar..