Club Spoonik vuelve a casa

Publicado el 04.08.2019


Una cena en la casa privada de los chef, en el centro de Barcelona y rodeada por un jardín secreto, que une arte, gastronomía y las ideas más sorprendentes de Jon Giraldo y Jaime Liberman. Así es la propuesta de verano de Club Spoonik

Club Spoonik/ Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Jaime Lieberman y Jon Giraldo vuelven a abrir las puertas de su casa en Club Spoonik. Se trata de una propuesta en horario de cenas disponible los fines de semana (viernes y sábado) hasta el 10 de agosto, con un aforo máximo de 20 personas, en mesas compartidas.

La trayectoria Spoonik

Jaime Lieberman y Jon Giraldo ingresaron al mundo de la gastronomía después de un largo periplo que los trajo a Barcelona desde México y Colombia, respectivamente y, además desde otras profesiones. Jaime es fotógrafo y Jon abogado, pero la cocina siempre estuvo latente en ambos hasta que, finalmente se decidieron a hacer aquello que más les gustaba: cocinar.

El paso por la escuela de cocina y algunos meses de prácticas en lugares como el Celler de Can Roca, entre otros, los plantó casi con 30 años al inicio de una nueva carrera. Así decidieron abrir las puertas de su propia casa en un Club Clandestino, una especie de speakeasy en el que entrabas a través de amigos/as y conocidos, para cenar en la casa del chef.

Los chef Jon Giraldo y Jaime Lieberman/Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Esos fueron los primeros pasos, y luego vino un restaurante en la zona alta de Barcelona que hoy se ha transformado en Anormal, un local desenfadado con platos típicos Colombia y México; y su nuevo restaurante Ovnew en el Hesperia Tower, donde los chef descargan toda la creatividad con una cocina de alto vuelo.

Después de algunos años y unos cuantos premios que reconocen su excelente labor, su trayectoria profesional está completamente asentada y han sabido estampar su marca personal en todo lo que emprenden. Un perfil que explora dentro de las líneas de la neurograstronomía, propuestas culinarias que se dan la mano con diversas disciplinas artísticas y la mirada siempre puesta en América Latina.

Aperitivos, Club Spoonik/ Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Menú de verano de Club Spoonik

Jon Giraldo y Jaime Lieberman siempre miran “a casa”, ya sea sus países de origen como al espacio donde dieron sus primeros pasos en el mundo de la cocina. tal vez por eso Club Spoonik tiene un lugar especial, y cada tanto vuelven a él para compartirlo con nosotrxs como sólo ellos saben hacer: dándolo todo.

En este caso, el menú de verano es una propuesta cerrada con un precio de 90€ que incluye el maridaje. Podría decirse que la propuesta culinaria de este año es un menú de raíces que uno los latinoamericano con las bases de la cocina clásica moderna y europea. Un viaje de idea y vuelta constante, que une a la perfección ingredientes y elaboraciones, especialmente de México y Colombia, con las fundamentos europeos.

Oda al Maíz/ Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Las cenas comienzan en el jardín de la casa de Plaza Lesseps, con una copa de bienvenida y una charla amena entre quienes serán tus compañero/as en esta experiencia multisensorial. Las mesas son compartidas (y el aforo limitado), pero no es necesario reservar mesa completa. Puedes ir solo/a, en pareja o con un grupo.

El menú consta de cuatro snacks (sopa de aguacate; infladita de calabaza pasilla; torta del casal, frijoles y chalota “nixpec”; un sorprendente gazpacho de Lulo, y arepa con hidro-miel de romero, crema de foie y quinoa). El aperitivo es el plato emblemático de Spoonik: La oda al maíz. Una crema de maíz, polvo de palomitas de maíz; helado de maíz, espuma de hierbas y un pesto de piñones. Una receta familiar que ha acompañado a los chef en todos sus emprendimientos y este año lo han presentado en los Chef Days de Gratz.

Cerdo a baja temperatura /Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Los platos principales se abren con una nueva creación extraordinaria, un trío de corvinas acevichadas con diferentes interpretaciones de la olivada, maridadas nada menos que con aceite de oliva virgen extra. Para terminar, una costilla de cerdo Duroc servida con tres salsas y diversas guarniciones. Algunas salsas clásicas de corte francés, con una presentación que recuerda a la comida de los mercados de América Latina, para que el comensal termine el plato.

Dos postres cierran la cena, y no faltan el cacao y el maíz: Chukulati-choclo Delicias de cacao colombiano y la vertebra de las Américas “el maíz”. Como en otras otras ocasiones el arte está presente durante toda la cena. La música (siempre en directo), la danza contemporánea, el vídeo mapping y otras manifestaciones, han sido algunos de los hilos conductores de su trabajo.

Menú degustación Club Spoonik/ Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

En la propuesta de esta temporada de verano, han trabajado con un grupo de músicos colombianos que no están allí para musicalizar o amenizar la cena. Cada una de las interpretaciones tiene un sentido y, siguiendo algunos de los principios de la “Gastrofísica”, refuerzas o contrastan sabores. Los chef siguen afinando e investigando sobre este nuevo campo de conocimiento que une la filosofía de la percepción, la ciencia y la cocina.

Spoonik Club: cenas hasta el 10 de agosto (viernes y sábado)
Reservas en este enlace (al hacer la reserva te indicarán la localización)
Precio: 90 € (maridaje incluido) opción menú largo por 120€)

¡Compártelo en las redes!

También te puede interesar..

> > > >