Un helado caliente

Publicado el 16.03.2016


Claro que sí, un helado caliente parece una contradicción, pero hoy hablamos de dos platos dulces que juegan con lo frío y lo caliente, sin perder ninguna de las dos sensaciones. Te explicamos la versión invernal del helado, para que no te prives de esta delicia cremosa, que gusta a grandes y chicos

Bocadillo caliente de helado de Rocambolesc / Los Foodistas

Bocadillo caliente de helado de Rocambolesc / Los Foodistas

Aunque sea un oxímoron, el helado caliente ¡es posible! Hemos probado dos versiones de este postre sorprendente: una gourmet (de Rocambolesc) y, la otra más vulgar: en un restaurante chino.

Helado caliente /Los Foodistas

Helado caliente /Los Foodistas

Para lxs helado adictxs es difícil limitar ese placer a la temporada estival, así que esta idea del helado caliente es una buena opción para cuando tienes ganas de darte el gusto sin pasar frío. La versión de los restaurantes chino no es nada refinada y, detrás de este postre no hay mucho trabajo de investigación, pero vale la pena mencionarlo. Lo hemos probado en un par de restaurantes chinos de Valencia (España) y, lo que es curioso, no lo hemos visto en las cartas de restaurantes de otras ciudades.

La ‘versión china’ del helado caliente, es una bolita de helado (de sabores variados: vainilla, chocolate o fresa), envuelta en una masa neutra que está a medio camino entre una pastela italiana y una tempura japonesa. El helado, pasado por esa masa y bien frío, se fríe en abundante aceite caliente. Se sirve inmediatamente y, si lo quieres, rociado con un hilo de miel. El resultado: caliente y crujiente por fuera, frío y un punto derretido por dentro. Esta versión no es un plato de alta cocina, pero es interesante y vale la pena probarlo.

Helado caliente /Foto: Los Foodistas

Helado caliente /Foto: Los Foodistas

La segunda opción de helado caliente es más sorprendente. Se trata del bocadillo que sirven en Rocambolesc, la heladería de Alejandra Rivas y Jordi Roca, que ya reseñamos en este Web. El bocadillo está inspirado en las meriendas de la niñez: un pan caliente de hecho con aceite de oliva relleno de helado de cacao, y peta zetas con bombón de chocolate. Para este postre, Andreu Carulla (responsable de la innovación en la creación de utensilios del Celler de Can Roca), diseñó una máquina que se llama Oximoron Maker.

La máquina que emplean en Rocambolesc sella el pan y lo calienta, mientras que el centro permanece frío. Resultado, un bocadillo tierno por fuera, contraste sutil de temperaturas y explosión de sabor. Cuando lo probamos nos hizo acordar a las granitas que se toman en Sicilia, acompañadas de pan brioche. Aquí te dejamos el vídeo para que puedas ver cómo funciona esta máquina para sellar en caliente los bocadillos helados.

Aquí te dejamos el vídeo para que puedas ver cómo funciona la máquina de sellar en calientes los bocadillos helados:

Los Foodistas esperamos que te atrevas a probar estas dos opciones y que puedas disfrutar del helado, también en invierno.

 

¡Compártelo en las redes!

También te puede interesar..