Hetta, el restaurante de las temperaturas

Publicado el 20.05.2018


Hetta es un restaurante con un concepto novedoso, donde el comensal elige el ingrediente principal y diferentes formas de cocción. Una idea divertido, en el que reinan los productos de temporada y una cocina sencilla de inspiración nórdica.

restaurante Hetta Barcelona

Guisantes con aceite de pino/ Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Para hablar de Hetta hay que comenzar por los preámbulos, porque son una etapa importante de la experiencia que proponen. El restaurante está ubicado en Barcelona a pocos pasos de Francesc Macià, en un subsuelo de espacio diáfano y con una cocina totalmente a la vista. Nada más entrar te encuentras una nevera con vitrina donde están los ingredientes principales (no más de 10), que luego formarán parte de la carta.

Parece que la transparencia es un elemento más de Hetta, ya que no sólo nos muestran los productos con los que trabajan, sino que antes de sentarte a la mesa haces un recorrido por la cocina. Allí ves al equipo en acción, pero también puedes observar cómo preparan los platos que pidas, porque la cocina está dividida de la sala por unas puerta correderas de vidrio que, normalmente, dejan abiertas. El interiorismo de Sandra Tarruella ha quedado casi intacto de la propuesta que ocupaba el anterior restaurante (Celeri), con una Estrella Michelin

restaurante barcelona

El equipo del restaurante Hetta, con Olof Johanson chef ejecutivo (a la derecha) / Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Olof Johanson es chef ejecutivo de Tribu Woki (grupo al que pertenece el restaurante) y alma del concepto de Hetta. La sala la dirige Ezequiel Trigo, otro nombre con trayectoria dentro de la Tribu. El ambiente es distendido, la selección musical destaca tanto como la atención cercana, donde no se escatima la información sobre los platos, vinos o el funcionamiento de la carta.

Y sí, la carta necesita también de preámbulos. Por una parte, la carta funciona como el mismo mantel individual de papel en el que comes; el eje central está ocupado por los ingredientes de temporada disponibles. En uno de los márgenes hay un termómetro que indica sus diferentes temperaturas de cocción de los platos, desde los más calientes (hasta 300º) a los fríos (servidos sobre hielo). Además cada uno está acompañado de un símbolo que indica si el ingrediente principal está crudo o marinado en frío; sopleteado/ ahumados; hervido servido frío; al vapor; plancha; frito; al horno o guisado a la cazuela.

Restaurante Hetta

Yema de huevo marinada, con suero de parmesano y botarga /Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Si por ejemplo escoges un centollo, lo puedes tomar en un cóctel gratinado con soplete, ahumado o cocinado como relleno de un canelón. Un concepto muy divertido en el que la temperatura es otro de los ejes axiales de la carta y, no es para menos, porque Hetta significa calor en sueco (la lengua madre de Olof).

Una de las cosas que más nos gustó es que en la propuesta de Hetta los vegetales tienen un lugar tan destacado como las carnes. Esto significa que, unas zanahoria o espárragos (ecológicos), están a la altura de las ostras y no son una simple guarnición. Este hecho lo convierte en un lugar destacado para lo que Los Foodistas llamamos “mesas mixtas”, donde vegetarianxs y carnívorxs pueden comer juntxs e igual de bien.

Cuando visitamos el restaurante pudimos sentarnos en la “mesa del chef”, que está dentro de la cocina. Te recomendamos esta experiencia para seguir de cerca el ritmo de la cocina y hablar con el equipo mientras preparan tu comida. Elegimos los platos de la carta y Olof nos preparó un itinerario de servicio, desde los fríos a los calientes.

Restaurante Hetta

Espárragos servidos fríos, con naranja sanguina y bergamota /Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Los espárragos servidos fríos con naranja sanguina, bergamota y alga percebe fueron un entrante correcto, pero al lado de la yema de huevo marinada, con suero de parmesano, huevas y botarga, quedaron en un segundo plano. El segundo entrante es un plato cremoso y cargado de sabor, que te recomendamos probar, aunque bajo la advertencia de que es adictivo….

cocina de temperaturas

Salchicha de bonito ahumada en el restaurante Hetta /Foto: Godo Chillida para Los Foodistas@

Si están en temporada, las lágrimas de guisante con caldo dashi caliente y aceite de pino, son toda una delicia porque el producto principal está tratado con todo el respeto que se merece. En otras ocasiones habíamos probado los ahumados de Olof (el salmón y la mantequilla) y, como es una de nuestras debilidades y él controla bien el tema, nos decidimos por la salchicha de bonito ahumada con mostaza y eneldo. Un guiño divertido a los hotdog, con su toque nórdico.

Restaurante Hetta

Alas de pato con salsa Hoisin de cerezas/ Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Luego tomamos las alas deshuesadas de pato, laqueadas con hoisin de cereza y avellanas, una interesante versión de la salsa china. Para finalizar la comida, llegó a nuestra mesa un osobuco presentado con un poco de ‘show’ de humo, que tiene sentido dentro de la propuesta general. El plato se sirve dentro de los huesos (lo que recuerda a pequeños volcanes) y en el interior hay un guisado de carne mezclado con el tuétano. La guarnición es un pepino encurtido en la casa, que limpia el paladar. En el momento del servicio hacen humo con ramitas de romero, y así los ‘volcanes’ entran en erupción y desprenden un aroma espectacular.

restaurante Hetta

Tartaleta de chocolate / Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

La carta de postres es corta y nos hubiera gustado que se jugara también con las temperaturas, llevando la idea central hasta el extremo. Pero llevan pocos meses de rodaje y habrá que esperar un poco más. Para el momento dulce puedes elegir entre fruta fresca osmotizada, y tartaleta con chocolate o crema pastelera (con una masa brisa estupenda). No dejes pasar la carta de cavas y vinos naturales, ecológicos y biodinámicos, que también sirven por copas.

Restaurante Barcelona

Ezequiel Trigo, al frente de la sala del restaurante Hetta /Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Una buena estrategia es pedir los platos para compartir. De hecho, al final de la sala tienen un bonito patio interior con plantas y una gran mesa larga para grupos, en la que podrás sentarte a disfrutar de una buena comida y degustar diferentes platos.

Si la cocina es la combinación de tiempo, temperatura y técnica, en Hetta han acertado con una apuesta en la que los tres elementos logran un equilibrio perfecto

Restaurante Hetta Passatge Marimón 5 Barcelona
Tel. 93 252 95 94 (domingos cerrado)

¡Compártelo en las redes!

También te puede interesar..