La rentré del restaurante Basílico de Barcelona

Publicado el 20.02.2015


Esta semana se reinauguró el espacio gastronómico Basílico, con nueva carta e imagen. Conocíamos este restaurante desde hace más de 5 años, pero nos acercamos a ver su nueva propuesta y aquí te lo contamos.

El local está ubicado en la avenida del Paralelo, una zona que ha comenzado a convertirse poco a poco en el nuevo polo gastronómico de la ciudad. La cocina está al mando del joven chef ejecutivo Pere Nacarino, con formación en la escuela Hoffmann de hostelería y el jefe de cocina Roger García , ex de Fonda España.

basilico-copa El gastrobar introduce  nueva carta con un concepto divertido: agrupar los platos por temperatura de cocción. Podemos encontrar platos cocinados a baja temperatura partiendo de los 5º, hasta los que requieren mucho calor (más de 200ª). Por supuesto, también hay una sección para los que están a bajo cero o muy pocos grados: los postres.

Probamos unos cuantos platos, todos hechos con productos frescos y de calidad. Ostras del Delta del Ebro, rebozadas en panko con tártara de algas; Steak tartar de Vaca Vieja con crema helada de mostaza; ensaladita de tomate a baja temperatura con romero, cebolla morada y bonito; huevo a baja temperatura con parmentier y salsa de rustido de cerdo; ventresca de atún con guiso de alcaparras, soja y mango. Para los postres, ensalada de frutas con sorbete de mandarinas y babá al ron con crema de vainilla y licor de ron. La bodega de Juvé Camps, pan de calidad con buena costra y miga (aunque presentado en trozos demasiado grandes); y el café correctamente preparado, mezcla de robusta y arábica.

Atún con alcaparras

Atún con alcaparras/ /Los Foodistas

Ensalada de fruta fresca/ Basilico

Todos estos platos destacan el Steak tartar de Vaca Vieja, el huevo a baja temperatura con parmentier y la estupenda ventresca de atún con guiso de alcaparras. El primero de esta lista es un clásico, pero la crema helada de mostaza hace que escale a una categoría superior por la combinación entre lo crudo, lo helado, lo picante y lo graso. El huevo a baja temperatura con parmentier de  sabor redondo con toques crujientes de cerdo (aunque a la espuma de Parmentier le faltaba un poco más de temperatura, para jugar con los contrastes). Últimamente se ha puesto de moda rescatar los huevos mollet y poco cocidos, cosa que nos pone muy felices. Por último la que ya adjetivamos: la ventresca de atún con guiso de alcaparras, soja y mango. El pescado de gran calidad y cocido en su punto justo con un guiso de alcaparrones que no habíamos probado antes. De los postres destacaríamos la ensalada de frutas, que aunque es un postre que entraría en la categoría de sencillo, en este caso han logrado que las frutas estén crujientes, sabrosas y que el sorbete no adormezca las papilas por el frío.

Tienen también un menú de vermuteo que no hemos podido probar pero, como seguro repetiremos, tal vez la próxima comencemos por ahí. Por unos 30€ te puedes dar un homenaje, y por menos de 5€ tomarte un vermut con sus patatas, aceitunas, mejillones y anchoas. También tienen un menú de mercado para los días de semana.

¡Compártelo en las redes!

También te puede interesar..