Los Ceps de la Vía Verda. Llegar y besar el Santo

Publicado el 07.11.2017


Así, con esta socorrida frase de la cultura popular podemos definir al vino joven Los Ceps de la Vía Verda de la D.O. Terra Alta, que se ha llevado el Oro en los Premis Vinari 2017 en su categoría…

El Patio de Les Vinyes del Convent

Majestuosa, a la entrada de Horta de Sant Joan (en la Terra Alta), como si se tratase de una obra de arte del visitante insigne Pablo Picasso, se alza la bodega Les Vinyes del Convent. Un proyecto que nace de la ilusión de Elías Gil, para homenajear a su familia que ha dedicado cuatro generaciones al mundo del vino.

El “pequeño museo” aglutina una colección de material vitivinícola de diferentes épocas

“Llegar y besar el Santo”, pues porque tras el trabajo de la Vinicola de Gandesa desde 1992, la bodega de Les Vinyes del Convent vio la luz el pasado junio, abriendo sus puertas para gozo de Elías Gil (el propietario), amigxs y clientxs. El Convento de San Salvador (ahí lo del “Santo”) se ubica a escasos minutos del lugar donde está emplazada la bodega, y también sirvió de inspiración para la construcción de ésta modernísima casa que combina la arquitectura de un patio clerical, con las más avanzadas maquinarias vitivinícolas del mercado.

Convento de San Salvador

Cinco referencias gestadas desde hace un año, abren el elenco de los vinos de ésta única bodega de Horta de Sant Joan. Uno de ellos, Els ceps de la Vía Verda (las cepas de la vía verde), que ha conseguido el Oro en la categoría de tintos jóvenes en los prestigiosos Premis Vinari en su edición 2017.

Els ceps de la Vía Verda

Como no podía ser de otra manera, me acerqué a conocer tal hazaña y pude descubrir que tras sus vinos, como casi siempre, hay una emotiva historia que provoca sinceras lágrimas en quien la cuenta, sirve de base para entender cómo un vino sin ninguna proyección comercial, ha llegado a lo más alto de un pódium que no es fácil de conquistar.

Vinos al sol: la tradición de la crianza en cristal

Esto me dio la oportunidad de probar los demás vinos terminados de la bodega y los que aún son un tímido proyecto, entre los que destacan un dulce de una rarísima variedad u otro con nombre de mujer, los cuales no me atrevo a nombrar para no romper la sorpresa y esperar a su llegada, cuando el brillo de los ojos de Elías se acompañe de una sonrisa por el recuerdo de quien le dio lo más preciado.

Mas de Sotorres

Quizás, teniendo en cuenta de lo que ya sí se puede hablar, el tinto joven premiado es “la avanzadilla” del Mas de Sotorres, una uva garnacha blanca (para que no nos olvidemos que estamos en la Terra Alta) realmente singular y que no deja indiferente, como tampoco lo hace visitar este proyecto enoturístico y vitivinícola con alma de monje franciscano en uno de los parajes de la Reserva de la Biosfera de Els Ports.

Sommelier, Javier Campo para Los Foodistas

 

 

¡Compártelo en las redes!

También te puede interesar..

> > >