Marea Alta, comer pescados mirando al mar

Publicado el 23.11.2016


Barcelona tiene buena gastronomía y paisajes encantadores, entre la montaña y el mar. Sin embargo es difícil conjugarlo todo en un solo sitio, sin quedar entrampado en un restaurante para turistas. Marea Alta, de Enrique Valentí, presenta una oferta gastronómica de calidad con las mejores vistas. No se puede pedir más…

Marea Alta, buena gastronomía y buenas vistas en un solo lugar /Foto: Los Foodistas©

Marea Alta, buena gastronomía y buenas vistas en un solo lugar /Foto: Los Foodistas©

Marea Alta es un restaurante para entregarse a la belleza de la ciudad, así como a la gula marinera. En los 1.000 m2 de local, divididos en tres plantas, puedes sentarte en cualquier rincón para sentir que el Mediterráneo te llena los ojos y se te mete dentro del cuerpo, mientras disfrutas de los buenos frutos del mar.

El diseño del local está adaptado a la estructura hexagonal del edificio Colón, situado en las Drassanes (a pocos metros de las Ramblas de Barcelona). Todo el perímetro está acristalado, por lo que en una sola mirada puedes abarcar Barcelona en 360º. Además hay una terraza panorámica, en la que se puede disfrutar de un café o alguno de los cócteles que ofrecen en Marea Baja (en la plata 23).

Marea Alta, el cuidado por los detalles /Foto: Los Foodistas

Marea Alta, el cuidado por los detalles /Foto: Los Foodistas

La decoración y ambientación están inspiradas en el interior de un barco, con toques industriales, lámparas, cristalería y vajilla de diseño, traída de Portugal, Italia y otros lugares. Hay que destacar que la vajilla merecería una entrada aparte, no sólo por su belleza sino también por la correcta elección, acorde a la oferta gastronómica y servicio. Los detalles están cuidados al máximo, y aquí se notan los años de trayectoria del madrileño Enrique Valentí.

La carta se basa en una tentadora oferta de mariscos y pescados, todo fresco y según la disponibilidad en el mercado. Lo preparan de diferentes maneras, pero su fuerte son las brasas y ahumados. No hay grandes despliegues de espumas ni esferificaciones, sólo producto de calidad con la manipulación mínima para que destaque sus cualidades. Cada ingrediente está escogido en su mejor versión: rodaballo de Guetaria; merluza y la palometa roda del Puerto de Cudillero en Asturias; marisco y crustáceos de la lonja gallega de Vigo y A Coruña; gamba roja de Palamós; el cabracho de Cap Roig; el rubio y las espardeñas del litoral catalán o las magníficas caixetes del Delta del Ebro.

Dorada con setas Ou de Reig/ Foto: Los Foodistas©

Dorada con setas Ou de Reig/ Foto: Los Foodistas©

Cuando visitamos Marea Alta, fuimos decididxs a probar toda su oferta, así que comenzamos por su coctelería ubicada a 100 metros de altura. Con la voluntad de destacar los productos y la gastronomía local, la carta de tragos pone su acento en las sangrías. Pues sí, la sangría también es un cóctel y en Marea Baja las preparan con alcoholes de calidad, infusiones de albahaca y otras opciones sorprendentes. Allí también se puede comer alguna tapa para acompañar los xxse, aunque nosotrxs nos reservamos para el restaurante y no probamos su finger food.

El menú que degustamos en el restaurante de la planta 24, comenzó con un caldo de pescado de roca con toques del sudeste de Asia, porque tenía toques de picante tailandés y todo el aroma de la lima Kaffir. Una buena manera de ir abriendo boca. Nos gustaron mucho las anchoas con vinagre de Cabernet Sauvignon y, aprovechando el otoño ,una dorada con la seta Ou de Reig y aceite de oliva. Las sardinas al espeto, sinceramente son deliciosas y es uno de los platos que, sin lugar a dudas, debería pedir. Es simple, sencillo, pero con buenos productos frescos y ese sabor inconfundible de la brasa. Los acompañan con unos mini tomates (sin piel), a los que maceran con aceite de oliva, así que quedan casi confitados.

Sardinas al espeto con tomates marinados/Foto: Los Foodistas

Sardinas al espeto con tomates marinados/Foto: Los Foodistas

Desde luego, en Marea Alta, no se pude dejar de probar sus pescados. La carta varía a diario, y según a oferta de la lonja, así que lo mejor será que te dejes asesorar sobre la especialidad del momento. En nuestra visita comimos un rodaballo, igual de rico que de feo. Y sí, es un pescado con forma de rombo, que vive en el fondo del mar y no luce mucho, pero vamos…. que no lo elegimos por la estética sino por su sabor maravillosos. El Rodaballo se alimenta de moluscos, y eso se deja saborear en su carne.

El momento del postre que, si nos lees con frecuencia, sabes que nunca lo saltamos, lo dedicamos a una fruta osmotizada con albahaca y una tarta de almendras con helado de albaricoque. La recomendación es que, si el tiempo acompaña, el café lo tomes en la terraza. Si hace frío o hay mucho viento, también puedes pedir que te lo sirvan en los cómodos sillones de la planta 23, mientras te deleitas con las grandes vistas de la ciudad.

Restaurante Marea AltaEdificio Colón, Av. de les Drassanes, 6-8, 08001 Barcelona

Tel 936 31 35 90 (cerrado domingo y lunes)

 

¡Compártelo en las redes!

También te puede interesar..

> > > > >