Muere la reina de la coctelería: María Dolores Boadas

Publicado el 14.02.2017


María Dolores Boadas, la “Reina de la coctelería” y barwoman de la coctelería más antigua de Barcelona, falleció a los 81 años. Un trago amargo para la historia de la ciudad y lxs amantes de la coctelería…

María Dolores Boadas /foto: Boadas Cocktails

La coctelería, como la gastronomía, es un mundo dominado por la presencia masculina. Es más, nos atreveríamos a decir que detrás de las barras sólo se dejan oír voces graves, salvo muy honrosas excepciones. María Dolores Boadas, era más que una excepción una mujer excepcional, que llevó las riendas desde 1967 de la coctelería más antigua de Barcelona (situada en la calle Tallers), tras la muerte de su padre.

El sábado 1o de febrero y con 81 años de vida, Mª Dolores Boadas “la Gran Dama“, como la llamaban, ha fallecido en Barcelona. Ya hacía 5 años que no trabajaba en el bar donde creció. La figura de María Dolores permanecerá viva no sólo en la memoria de la clientela, sino a través de las enseñanzas que transmitió a muchos y muchas como Jerónimo Vaquero, que ahora quedará al frente de la coctelería, o Yanaida Prado, barwoman de Dry Martini (Barcelona), que con sólo ver a “la mestressa” en acción, supo a quien quería parecerse.

“La Gran Dama”, María Dolores Boadas /Foto: Yanaida Prado

El Bar Boadas fue fundado por el padre de María Dolores, Miguel Boadas. Nacido en Cuba, hijo de inmigrantes catalanes, durante su juventud trabajó en el mítico “Floridita”, de La Habana De allí trajo la técnica del escanciado, que sorprendió a los amantes de los combinados de la ciudad condal. En 1933 encontró el pequeño local de Ciutat Vella, que se volvería un lugar imprescindible de la ciudad. Lo decoró como El Floridita y, dos años más tarde, allí nacería su hija María Dolores.

Moscow Mule /Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Boadas es uno de esos lugares que definían la modernidad, la vida cultural y también política de Barcelona, hasta tal punto que el dibujante e historietista Ricard Opisso inmortalizó ese ambiente en sus ilustraciones, en las que se pueden ver retratados los hombres y mujeres de la época. María Dolores continuó el trabajo de su padre, con su toque personal y convirtiendo la combinación de alcoholes en un arte, también supo poner el hombro al negocio para mantenerlo en pie, durante las épocas más oscuras del país. María Dolores la “Reina de la Coctelería”, la “gran Dama” o “la Dolors”, una trabajadora que seguirá iluminando el camino de muchxs. Hoy levantamos la copa por la memoria de María Dolores, ¡A tu salud!

 

 

 

 

 

¡Compártelo en las redes!

También te puede interesar..

> > > >