Pasta a la Amatriciana, para ayudar a las víctimas del terremoto

Publicado el 30.08.2016


Hace unos días nos conmovíamos con la noticia de un terremoto devastador de 6º, en el pueblo italiano de Amatrice. Hasta ahora, la ciudad era famosa por la pasta y la salsa que lleva su nombre. Hoy pasará a la historia también por el terremoto. Una iniciativa gastronómica, se propone ayudar a las víctimas comiendo pasta…

Salsa Amatriciana /Imagen Pixbay

Salsa Amatriciana /Imagen Pixbay

La salsa Amatriciana, como la pasta misma y casi todas las salsas, se elabora con productos sencillos y económicos. Por algo es una comida popular. Hay registro de la existencia de esta salsa desde el siglo XVIII, y parece que su receta se basa en una que se consumía en un pueblo cercano (Grisciano), que no llevaba tomate y se cocinaba con grasa animal.

Ayudar a Amatrice, comiendo pasta

Ayudar a Amatrice, comiendo pasta

La receta de la salsa Amatriciana lleva tomate, picante (guindilla) y guanciale (una especie de panceta ahumada, hecha con la mejilla del cerdo). La ciudad de Amatrice, considerada una de las más bonitas de Italia, celebraba cada año un festival en honor a los spaghetti all’amatriciana. En estos días se llevaría a cabo su edición número 50, dedicada a su pasta más emblemática.

Carlo Petrini, fundador y presidente del movimiento Slow Food  Internacional, ha lanzado al mundo una propuesta para ayudar a la víctimas del terremoto: incluir en la carta de los restaurantes, un plato de pasta con salsa Amatriciana, y donar parte de los beneficios a la reconstrucción de Amatrice. La pasta a la Amatriciana es un plato humilde que representa a la cultura de los campesinos y campesinas, basada en la solidaridad. Por ello, destacó Petrini, es un plato simbólico.

El restaurante Rasoterra de Barcelona, un espacio dedicado a la comida vegetariana y vegana que forma parte del movimiento Slow Food, se suma a la iniciativa. Durante una semana la pasta a la Amatriciana formará parte de su menú, y lo recaudado se donará para reconstrucción del pueblo afectado. Como la oferta gastronómica de Rasoterra no incluye carnes, sustituirán el guanciale por tofu ahumado.

Si quieres sumarte a esta iniciativa solidaria, ya sabes: ¡a comer pasta!

¡Compártelo en las redes!

También te puede interesar..