Picar ajos (como Leonardo Da Vinci)

Publicado el 10.09.2015


 

Los utensilios de cocina facilitan las tareas a la hora de picar, triturar, hacer cortes precisos, etc., pero detrás de ellos suele haber historias interesantes que implican mucho esfuerzo para llegar a un diseño acertado, que permita una buena usabilidad. Desde luego, otros no lo son tanto y, en lugar de hacernos la vida más fácil son un cúmulo de dificultades (como el famoso descorazonador de piña). Algunos de los utensilios más comunes en nuestra cocina y en nuestras mesas, han sido inventados por Leonardo Da Vinci en su faceta más gastro.

Pica Ajos

Pica Ajos

Con 20 años, Leonardo Da Vinci se empleó como camarero en la fonda «Los tres caracoles» y en 1473, después de la misteriosa muerte por envenenamiento de los cocineros de la taberna, pasó a las cocinas. Sus preparaciones no tuvieron buena acogida, pero para muchos historiadores/as, lo que hizo en ese establecimiento, dio el primer paso hacia lo que más tarde sería conocido como la nouvelle cuisine. Los clientes no estaban muy satisfechos con los paltos de pequeñas raciones que servía Leonardo, así que tuvo que dejar la taberna. Sin embargo la experiencia no lo desanimó, y se decidió a abrir (junto a Boticelli) «La insignia de las tres ranas». El resultado fue el mismo que en la taberna: clientes furiosos y poco sensibles a la delicadeza culinaria de Leonardo. Tozudo, decidió seguir en los fogones, así que el gobernador de Florencia (Lorenzo de Médicis), lo recomendó para trabajar al servicio de Ludovico Sforza, quien lo contrató como maestro de festejos y banquetes para su corte.

En 1981 se descubrió el Codex Romanoff, una libreta en la que Leonardo anotaba recetas, comentarios sobre de los buenos

Máquina para machacar ajos de Leonardo Da Vinci

Máquina para machacar ajos de Leonardo Da Vinci

modales, protocolos y costumbres en la mesa de los banquetes, y también ideas para realizar algunos inventos, máquinas y herramientas. Una de las más divertidas era la que llamó: “spago mangiabile”, una máquina para fabricar los espaguetis. También se cree que él fue quien le agregó un diente al tenedor (sólo tenían dos), para enrollar mejor la pasta y comerla con cubiertos (hasta ese momento se comían con la mano). Entre tantos diseños visionarios, Leonardo advirtió que picar ajos es un fastidio, e inventó una máquina para prensar ajos que agilizaba la tarea. Ese diseño de Leonardo Da Vinci, fue el anticipo del pica ajos que conocemos hoy.

A Los Foodistas, cada vez que sacamos el práctico pica-ajos, nos gusta pensar que tenemos en nuestras manos una de la locas máquina de Leonardo, y que parte de su creatividad se traslada a la elaboración de los platos que llegan a nuestra mesa.

 

 

¡Compártelo en las redes!

También te puede interesar..