La mejor gastronomía en las terrazas de los hoteles de Barcelona

Publicado el 11.09.2016


Entre las muchas cosas que combinan bien en la ciudad de Barcelona, están la gastronomía y el buen clima. El resultado de esta suma se traduce en muchos días del año para comer al aire libre y sentarnos en las terrazas. Te traemos una lista de tres terrazas de hoteles donde podrás disfrutar de platos de calidad y de la tranquilidad de un ambiente relajado, en plena ciudad.

Sushi en la Terraza The Clock / Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Sushi en la Terraza The Clock / Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Barcelona es una ciudad en la que el turismo se ha vuelto uno de sus principales motores pero, al mismo tiempo, esta industria parece crecer dándole la espalda a las vecinas y vecinos que viven allí. Sin embargo hay muchos hoteles que abren sus terrazas para que todxs podamos pasar un buen rato al aire libre y disfrutar de la buena gastronomía, sin la necesidad estar alojadxs.

Normalmente, casi todos los hoteles ofrecen en sus terrazas servicio de bar, sandwiches, ensaladas o algunas tapas, pero cuando te quieres dar un buen homenaje gastronómico, la oferta se acorta. Por ello, Los Foodistas hemos preparado una lista de tres hoteles en el centro de la Ciudad Condal, en los que puedes encontrar una propuesta gastronómica digna de un buen restaurante, pero en un ambiente distendido y fresco.

Hotel Ohla Eixample /Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Hotel Ohla Eixample /Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

La zona del Ensanche barcelonés (izquierdo y derecho), está bien poblada de hoteles. Allí se ubica el Hotel Boutique Ohla Eixample (5 estrellas), abierto hace unos pocos meses. Desde la novena planta de la terraza Sky, se pueden apreciar el Montjuic y a las torres de la Sagrada Familia, que al atardecer se tiñen de rojos y amarillos. Rodeando la piscina hay tres espacios diferenciados: la barra con una pérgola, una zona de chill-out con tumbonas y unas mesas desde las que se aprecian muy bien las vistas.

En la terraza Sky del hotel Ohla se sirven los platos del restaurante gastronómico Xerta, centrada en los productos de las tierras del Ebro. Al mando de los fogones está Fran López (con una estrella Michelin desde 2009), quien lleva a su cocina lo mejor del mar y la montaña de esa zona. Sin lugar a dudas, tienes asegurada una comida de calidad y con un servicio propio de las 5 estrellas del hotel.La carta de la terraza es más reducida que la del restaurante, pero pueden preparar cualquier plato bajo demanda, para que lo tomes el aire libre.

El ambiente de la terraza es cálido y distendido, perfecto para cerrar una jornada laboral o encontrarse con amigxs para hacer vida social.  La decoración marca diferentes espacios: tumbonas cerca de la piscina que invitan a tomar algo fresco, mesas para hacer el aperitivo o comer unas tapas o el espacio bajo una pérgola, perfecto para los platos más elaborados. Los productos con los que trabajan, vienen directamente de tierras del Ebre; los pescados (ingrediente estrella), llegan a Barcelona dos veces por semana.

salmonete-y-salmorejo-6020

Los entrantes vienen directamente del hotel Xerta y se sirven en la terraza del hotel Ohla /Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Los Foodistas fuimos a la terraza Sky por primera vez para documentarnos para esta nota pero, a los pocos minutos de estar allí teníamos claro que sin lugar a dudas, volveríamos a probar el resto de la carta. La comida, la vajilla, el producto y la atención hacen que experimentes la riqueza y las características de la alta gastronomía, pero en un ambiente singular. Para comenzar la cena, y después de un infaltable Negroni de aperitivo, nos trajeron los entrantes (que marcaron el nivel de lo que vendría después). Un chupito de salmorejo de la casa (con sabor a tomate de verdad); mini brocheta de sardina ahumada con frambuesa, esférico de queso curado con recubrimiento de gelatina de albahaca; salmonete con mayonesa de cítricos y mejillón en escabeche. La propuesta hizo honor a la función del entrante, estimular las ganas de comer más.

Tartare de atún rojo de Altmella de Mar /Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Tartare de atún rojo de Altmella de Mar /Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

El buen gusto, la cocina de estrella Michelin y de sustancia, se hicieron notar con los siguientes platos. El  Tartare de atún  es uno de esos platos que, cada vez que lo encuentras en una carta, te hace sentir un dejà vu. Pues con el que sirven el hotel Ohla, te pasará todo lo contrario. Vale es tartare de atún rojo, pero este viene de Ametlla de Mar (uno de los más apreciados del mundo y codiciado por los japoneses -que de esto saben un rato-). Lo sirven con con soja, aceite de sésamo y cítricos (predomina el sabor a bergamota y piel de naranja), en un plato de cristal azul que recuerda a la superficie marina.

Durante toda la cena el mar no se fue de la mesa;. El plato de tellinas y gambas, berberechos, navajas y Caixetes (una especie mejillón del Ebre, pero con mucho más sabor a mar), se sirven con poco un aceite de oliva de Pinell de Brai y no deberías perdértelo (a excepción que seas alérgicx al marisco). El arroz cremoso del Delta con ortigas, con navajas, mayonesa de algas y salicornia, explota de sabor. Teniendo en cuenta que parte de los genes valencianos de Los Foodistas nos vuelven exigentes con el arroz, el 10 de este plato bien podría valer un 15.  Por último una anguila a baja temperatura, pero con la piel crujiente., con berenjena, miso y una hoja de shiso. El punto justo de cocción y jugosidad, una presentación a la altura de los mejores restaurantes gastronómicos.

Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Caixetes del Delta del Ebro / Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

La bodega es amplia y está al cuidado de Javier Campo (someter profesional), pero es interesante maridar los platos con los vinos que elaboran para el restaurante en bodegas propias. Tienen tres líneas de vinos DO Terra Alta, y en cada una hay un blanco y un tinto. Probamos el Modernista blanco (seco) con garnacha blanca 55%; 35 Macabeo y 10% de Moscato; L’indiá 100% Garnacha blanca (con algo de crianza) y, para la anguila un Indiá tinto joven, con crianza en roble francés durante 4 meses.

Con toda rotundidad: ¡vale la pena conocer la cocina de Fran López y más en un espacio tan singular!

Terraza Hotel Claris Gran Lujo / Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Terraza Hotel Claris Gran Lujo / Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

También en el corazón del Eixample se encuentra Claris, un hotel de 5 estrellas Gran Lujo de la cadena Derby. Puedes acceder a su terraza sin necesidad de alojarte, allí encontrarás una piscina preciosa (como en casi todas, el baño está reservado para los huéspedes), con tumbonas y sillones, para tomar una copa, acompañada de una de sus tapas (jamón ibérico, queso Idiazábal con mermeladas, salmón marinado, ensalada de algas con caviar de wasabi, etc.). El servicio de bar ofrece una selección bien cuidada, que merece la pena ser explorada. Tienen cinco tipos de vermut, con los que preparan diferentes cócteles. El Mojito es uno de sus tragos estrella, para el que usar Ron Bacardi Platinum y añejo.

Suquet de gambones, servido en la terraza del hotel Claris Gran Lujo / Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Suquet de gambones, servido en la terraza del hotel Claris Gran Lujo / Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

La oferta gastronómica está a la altura de la categoría del hotel, y por ello en la misma terraza encontrarás mesas con sillas altas, para comer de manera más informal o un pequeño restaurante al aire libre. En ambos espacios es posible degustar una carta corta, pero muy bien  pensada para los días cálidos. Por una parte hay un menú degustación de seis pasos. Si estás buscando algo más ligero, la carta está bien nutrida. Unos buñuelos de bacalao negro con alioli de ajo escalivado; el Foie con brioche, gelatina de vino Sauternes y manzanas Granny Smith y el Suquet de gambón con romesco de pistachos, son algunos de los platos que más nos han gustado.

En la terraza del hotel Claris corre una aire fresco (aun en pleno verano) y los atardeceres mirando al Tibidabo son maravillosos. El servicio es impecable y se nota que lleva el marchamo de un hotel 5 estrellas.

Plaza España es otro de los puntos neurálgicos del turismo de Barcelona, ya sea como lugar de paso, para alojarse en una visita a la ciudad o como lugar de disfrute. El peregrinaje intenso que se produce entre el centro comercial, las fuentes mágicas, los museos, Caixa Forum, y las múltiples paradas de buses, hacen que la gente de Barcelona rehuya a salir por la zona. Sin embargo, te proponemos sacudir los preconceptos (bien fundados) y pasar una velada relajada en una terraza, que te permite observar el ritmo de la ciudad a vuelo de pájaro.

The Clock es la terraza del hotel Catalonia Plaza, de la cadena Catalonia, El edificio en el corazón de la Plaza España es una gran mole de cemento, que responde a la arquitectura de otros tiempos, pero su terraza te sorprenderá. La piscina preside el espacio, y a su alrededor hay hamaca balinesas, sillones con mesas bajas y mobiliario de diseño. La oferta de bar y tapas, se sirve allí mismo, para que puedas tomar un trago mientras estás tumbadx.

Ceviche en The Clock, la terraza del Hotel Catalonia / Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Ceviche en The Clock, la terraza del Hotel Catalonia / Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

 

La terraza, se sitúa en la planta 8 del hotel, tiene más de 700m distribuídos en dos niveles,  y está dividida en diferentes espacios con mesas y chill out. Casi todo el perímetro está rodeado por una barra con sillas altas y cómodas, en la que te puedes sentar para observar la ciudad (se ve tanto la montaña como el mar). Además, desde allí también se disfrutar ver el espectáculo de las Fuentes Mágicas Montjuïc cómodamente sentado, sin tener que apretujarse entre turistas, cámaras de foto, palos de selfie y demás linduras.

Las estupendas vistas de The Clock /Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Las estupendas vistas de The Clock /Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

La oferta gastronómica está basada en una selección de los platos a la brasa (en la misma terraza hay un Josper) del restaurante Filigrana, y tapas japonesas del restaurante Kurai (los dos ubicados en la plata baja del hotel). Nosotrxs probamos ambas ofertas, elaboradas directamente en las cocinas y servido al momento en la terraza.

El variado sushi y sashimi es un clásico, pero aunque este plato lo encuentres en muchos sitios, no quiere decir que esté bien elaborado. En The Clock sirven un pescado muy fresco y correctamente preparado. El sashimi de pescado  mantequilla, es un escándalo de rico y hasta vale la pena pedir sólo un plato con este producto. Tampoco falta un ceviche, presentado en copa de Martini. La oferta de brasas está basada, principalmente, en pescados y mariscos, aunque tienen un chuletón bien hermoso (para compartir o pedirlo cuando tengas mucho hambre). Nos  decidimos por las almejas a la brasa (otro plato para pedir doble ración) y un gambón carnoso y jugoso, con su sal gruesa.

Las brasas del Restaurante Filigrana, servidas en la terraza del Hoetl Catalonia /Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Las brasas del Restaurante Filigrana, servidas en la terraza del Hoetl Catalonia /Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Sentarse en The Clock a gozar de una buena comida y dejar pasar las horas, mientras ves cómo se desacelera la ciudad y cae la tarde entre el mar y la montaña, es un verdadero placer que te recomendamos. El personal es muy atento y receptivo a sugerencias.

Cuando buscamos algún lugar para comer pocas veces pensamos en los hoteles, pero son una magnífica opción con garantía de calidad y servicio. Estamos segurxs que estas tres opciones te encantarán, tanto como a nosotrxs.

Si quieres ver todas las fotos de las terrazas de los hoteles y sus platos, puedes consultar aquí nuestro álbum.

 

 

¡Compártelo en las redes!

También te puede interesar..