Comer al aire libre en las mejores terrazas de Barcelona

Publicado el 08.08.2017


Barcelona goza de un clima que invita a estar al aire libre, que también atrae a gente de fuera. Los Foodistas te proponemos organizar una resistencia gastronómica como barricada contra el turismo mal planificado, salgamos a tomar las terrazas de la ciudad: las de los hoteles, las que están pie de playa, todas para nosotrxs. Aquí una buen selección de las mejores terrazas de Barcelona donde comer y disfrutar con el cielo como techo…

Terraza Alaire, en el Hotel Condes de Barcelona / Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

En la octava planta del Hotel Condes de Barcelona está la terraza Alaire, desde allí puedes apreciar Paseo de Gracia, una de las arterias principales de la ciudad. Desde arriba y con un solo golpe de ojo, contemplas dos de los edificios más emblemáticos del modernismo: La Pedrera y La Sagrada Familia, ambos de Gaudí. Es el sitio perfecto para pasarte un buen rato mirando estas obras sin tener que estar inmerso del trajín de la urbe y la marea de turistas que circulan por la calle.

Tacos vegetarianos / Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

El servicio de la terraza es amable y sin formalidades, lo que lo convierte en un excelente lugar si buscas una comida relajada al aire libre. La dirección gastronómica del hotel está a cargo de Martín Berasategui así que hay poco más que añadir porque, cuando aparece su nombre, tenemos la calidad asegurada. La carta se basa en tapas y platillos simples, pero muy sabrosos, correctamente elaborados y pensados para los días de calor.

Hamburguesa con aros de cebolla /Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Durante el verano ofrecen las “Fórmulas Alaire” de 12 a 16h por 19:95€. Un menú fresco con tres opciones, ideales para hacer una pausa de mediodía. Cada una de ellas se compone de una ensalada (mediterránea con vinagreta jerez; César o de manzana verde, nueces y crujientes de pan). Como segundo plato hay pizza; la Burger New York con salsa barbacoa y aros de cebolla (que recomendamos especialmente) o, la propuesta vegetariana, tacos con aguacate, cilantro y cebolla crujiente. Las tres fórmulas incluyen bebida (vono, cerveza o refrescos) y postres: helados Sandro Desii (con sabores interesantes como citronella, Kéfir y lima, etc.), o fresones con zumo de naranja (para quienes se decantan por la comida sin animales). Uno de los postres que te recomendamos es el Cheesecake con frutos rojos, lo presentan en los omnipresentes tarros pero el sabor te hace olvidar las modas y rebañar hasta el último trocito.

Cheesecake con frutos rojos, en la Terraza Alaire/Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Terraza Alaire, Hotel Condes de Barcelona Passeig de Gràcia, 73 Planta 8ª 08008 Barcelona

Tel: 93 445 32 26

Vistas al Port Vell de Barcelona, desde la terraza 1881 /Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Si lo que te apetece son platos más contundentes pero sin renunciar al ‘terraceo’ y las buenas vistas, la Terraza 1881 lo tiene todo. El restaurante está ubicado en la sede del Museo de Historia de Cataluña y las vistas te permiten comer disfrutando el mar y al Port Vell de Barcelona. El nombre de la casa hace alusión al año que comenzó la construcción del antiguo Almacén General de Comercio, hoy Palau de Mar. Este fue un proyecto que los ingleses tenían para diferentes puertos del mundo como Liverpool o el famoso Puerto Madero de Buenos Aires.

Gamba Roja de la Lonja de Barcelona, en la Terraza 1881 /Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Teniendo en cuenta las vistas marítimas del restaurante, lo que prima es la cocina mediterránea aunque con cierta versatilidad. La dirección es del Grupo Sagardi, militantes de la buena gastronomía y el servicio impecable. Por ejemplo todas las verduras que usan son de agricultura ecológica y de cultivo propio; el pescado que ofrecen es salvaje y lo compran a la Cofradía de Pescadores de la Barceloneta (sí, en Barceloneta aun quedan pescadores).

Tartare de atún de Almadraba, en la terraza 1881/ Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Cada vez que vamos a un restaurante que lleva el sello Sagardi, nos resulta difícil recomendar un plato porque en todos encuentras la misma intensidad de dedicación y selección de materia prima. Por supuesto que los arroces y pescados son una buena opción, pero no hay que dejar de lado la parrilla de carbón de encina. Allí preparan, a la vista de lxs comensales, los famosos ‘txuleton’ y solomillo de vaca vieja, también los pescados pasan por las brasas. Si es temporada, no dejes de probar la gamba roja de la lonja de Barcelona, el Tartare de atún de Almadraba de Barbate. En el momento de los postres hay una buena degustación de quesos artesanales catalanes e, imprescindibles, las trufas de chocolate con un toque de licor de manzana vasco.

Txuleton hecho con madera de encina /Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Un dato curioso es que esta terraza tiene un techo móvil, que lo pueden abrir o cerrar si llueve o baja la temperatura. La cocina está abierta de forma ininterrumpida y también ofrecen la opción de tomar algún cóctel y tapas en la Terraza de los Indianos, asomada al mar.

Restaurante 1881; Plaza de Pau Vila, nº 3 (08003) Barcelona

Lazotea, buena vistas a toda la ciudad de Barcelona /Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Otra terraza de hotel muy recomendable es la del Avenida Palace Hotel. En la Gran Vía y a pocos metros de Paseo de Gracia, el edificio alberga parte de la memoria reciente de la ciudad, porque allí se alojaron los Beatles en 1965. El hotel está en esa ubicación desde el año 52, pero antes fue un salón de té frecuentado por Joan Miró o Hemingway. Este año renovaron las instalaciones manteniendo el estilo clásico, y habilitaron su terraza (“Lazotea 605”) con una piscina y espacio para comer al aire libre.

Cava con hierbas mediterráneas/ Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Los Foodistas nos fuimos a conocer Lazotea y contarte lo más destacable. La terraza tiene dos niveles, en uno se encuentra la piscina y la barra, en el más alto hay tumbonas y mesas donde puedes comer unos platos bien interesantes, acompañados de buena coctelería, con una carta con tragos clásicos y otros con toques muy interesantes, como el Blood and Fire, con frambuesas, cachaça y un golpe de tabasco o la copa de cava con hierbas mediterráneas.

Carpaccio de remolacha y ricota, en Lazotea/ Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Yema de huevo, crema ligera de parmesano y brocoli picante/ Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

La cocina fue todo una revelación. Tienen dos cocineros, italiano y local, que juegan bien con los sabores de una y otra tierra, sumándole toques asiáticos que saben explorar más allá de la salsa de soja. Fuimos a comer un día de asfixiante calor, pero en la terraza se estaba bien: las vistas panorámicas sobre la ciudad, desde el mar a la montaña y todo el Skyline, ayudan a relajarse. Tomamos varios platos compartidos y nos gustó mucho una mousse de ricota con carpaccio de remolacha. Después probamos pulpo soasado con rillete de gambas. El que más nos sorprendió fue la yema de huevo marinada, con crema ligera de parmesano y brócoli picante; la presentación (preciosa) incluía las claras deshidratadas. Un plato liviano pero cargado de sabor y texturas que, a priori no parecían todas demasiado cremosas, pero luego se equilibraban bien (por la clara y las flores de brócoli). No tomamos postres, pero si unas costillas de cordero acompañadas con una salsa de cilantro, una mezcla de especias y frutos secos y, yogurt con hierbas. La idea es comer con las manos y pasar la carne por todos los acompañamientos, haciendo una especie de empanado perfecto. Nos quedamos con ganas de conocer más platos de su carta, porque lo que fue suficiente como para pensar que hay que volver…

Lazotea 605 en Hotel Avenida PalaceGran Via de les Corts Catalanes, 605, 08007 Barcelona

Woki Playa / Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Para terminar te dejamos una terraza en el corazón de Barceloneta y con horario ininterrumpido, que no está en altura, pero que tiene grandes vistas al mar. Woki Playa, acaba de renovar su oferta culinaria con una carta con unos cuantos platos hechos a la brasa (tienen un Josper). El pez mantequilla se merece todo nuestro amor, así como el arroz con mariscos hecho a la brasa. Los mejillones con leche de coco y curry verde, también nos han gustado mucho. Conclusión obvia, pero las brasas y los sabores del sudeste asiático, nos ganan el corazón.

Arroz de mariscos, a la brasa /Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

El lugar es una especie de chiringuito moderno, así que no pueden faltan las bravas (aquí las hacen con chipotle), otro tipo de tapas y platillos a precios asequibles, para tomar con una cerveza fresquita o alguno de sus cócteles. Especial atención al Woki Mule (Vodka con té verde de jazmín, miel, lima, ginger beer y perfume de cardamomo), y al Divina Mandarina (Gin, licor de jengibre, coulis de mandarina, sirope casero de tomillo y lima). Presa ibérica y entrecot o las hamburguesas de carne ecológica, llevan la marca del grupo (Tribu Woki), que apuesta por los productos bio. De postre ofrecen helados ecológicos (no los probamos) o el ‘clásico’ cheesecake.

Woki Playa: Passeig Marítim, 1, 08003 Barcelona

Ya ves que los hoteles y las terrazas a pie de playa, también son un espacio para el disfrute de lxs locales. Pierde el miedo a cruzar la recepción y aprovecha para mirar Barcelona desde una perspectiva diferente.

 

 

 

 

 

 

¡Compártelo en las redes!

También te puede interesar..