La Maison Ruinart visita el Mandarin Oriental de Barcelona

Publicado el 22.05.2019


Ruinart es la Maison de champagne más antigua del mundo. Hasta el 22 de junio se puede disfrutar de un Pop Up en el jardín Mimosa del hotel Mandarín Oriental de Barcelona, en el que nos proponen una experiencia gastronómica multisensorial y nos invita a conocer su historia.

Ruinart

“Petit R,” una experiencia multisensorial en el Mandarin Oriental de Barcelona /Foto: Godo Chillida para Los Foodistsas©

Hasta el 22 de junio, el jardín Mimosa del hotel Mandarín Oriental de Barcelona acoge “Petit R“, una experiencia que combina la estupenda cocina del restaurante Moments (a cargo del chef Raul Balam), el champagne de Ruinart, la ilustración, música y la historia contada a través de una pieza de vídeo mapping que se proyecta sobre la mesa.

El jardín Mimosa del hotel Mandarin Oriental es un verdadero paraíso terrenal en el corazón de Barcelona. Entre medio de plantas y rincones henchidos por los aromas vegetales que testimonian la primavera, se ha creado un espacio especial para albergar el pop up “Petit R” de Ruinart.

Entrantes del restaurante Moments/ Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Ruinart es la Maison de champagne más antigua del mundo ubicada en Reims desde 1729, el corazón Champagne. La trayectoria de esta casa no es sólo la de una bebida asociada a las grandes celebraciones y al lujo, sino que además fue parte de la evolución de la cultura contemporánea, ya que estuvo ligada a nombres importantes del diseño y el arte, empezando por A. Mucha (que creó uno de sus posters más emblemáticos), hasta llegar a nombres más actuales como el artista chino Liu Bolin o Jaume Plensa.

Las ilustraciones que forman parte de la animación del video mapping, están hechas completamente a mano, y nos van contando la historia no sólo de Ruinart sino también de una época. En este enlace puedes conocer el paso a paso de la animación  El personaje principal es Nicolás Ruinart (fundador de la Maison) y a través de él vas conociendo los principales aspectos del champagne y datos tan curiosos como que fueron quienes sacaron al mercado el primer champagne Rosé de la historia. Luces, imágenes animadas, sonidos y música nos guían durante toda la comida en la que te das un paseo con el paladar, la imaginación y todos los sentidos.

Mandarin Oriental Barcelona

Pato en su punto, con jugo del asado /Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

La experiencia comienza en el jardín Mimosa, con tres aperitivos diferentes. El resto de la velada se lleva a cabo en el interior de la sala creada exclusivamente para el Pop Up. Hay sólo una gran mesa compartida (no es necesario reservarla al completo) y, al comenzar el servicio la mesa se transforma en una gran pantalla, en la que la historia de Ruinart (entre 1790 y 1910) y la comida se integran perfectamente. Las animaciones están realizadas partiendo de la obra de la artista japonesa Kanako Kuno.

El menú de la cena está compuesto por cinco pasos. El primero es una plato de ostras en diferentes vinagretas suaves, maridado con Ruinart Blanc de Blancs. La elección del entrante se conecta perfectamente con el concepto de la experiencia en el que se dan la mano arte y cocina. En 1735 Jean François de Troy presentó el cuadro “El almuerzo de ostra”, en el que representaba por primera vez una la escena de una banquete en el que se consumía champagne.

Hotel Mandarin Oriental

Postre de la experiencia “Petit R” Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Los siguientes platos son rodaballo con quinoa y endivias con salsa cítrica maridado con Don Ruinart Blanc de Blancs; filete de pato de Challans con flor de calabacín, vegetales y salsa del asado, acompañado con Don Ruinart Rosé. Estos dos platos estupendos, se presentan con las carnes en su punto justo, para disfrutar al máximo de sabores y texturas. Antes de llegar al postre se sirve Laguiolle, miel, manzanilla y hierbas, con R de Ruinart. El queso Laguiolle AOP fresco se elaboraba el Aligot de la región francesa de la Aubrac., una especie de puré con patata que servía para alimentar a peregrinos durante la Edad Media.

El bocado dulce, antes de pasar a los cafés y petit fours, es el “Gateau Ruinart” con pomelo, avellanas, merengue y lavanda, servido en la mesa por el chef y su equipo de cocina, en un plato bañado en la bruma del nitrógeno. Como no podía ser de otra forma, la última copa de champagne es un Ruinart Rosé.

Los champagnes que maridan la velada son algunos de los más emblemáticos de la casa y, entre ellos, hay botellas de edición limitada (una gran oportunidad para disfrutar de estas joyas líquidas). La experiencia multisensorial “Petit R” con su maridaje, puede degustarse al mediodía con un menú más corto (80€) y a la noche (140€). El espacio de mesa única está pensado para servir entre ocho y doce comensales, y se puede reservar para la cantidad de personas que desees (no es obligatoria la mesa completa). Disponible hasta el 22 de junio.

“Petit R” en Mandarin Oriental Barcelona: Passeig de Gràcia, 38, 40, 08007 Barcelona
Teléfono 931 51 88 88

¡Compártelo en las redes!

También te puede interesar..

> > >