La DO Conca de Barberà, muestra la diversidad de sus bodegas

Publicado el 29.03.2021


La DO Conca de Barberà, está situada al norte de la provincia de Tarragona (Cataluña). Vertebrada por los río Francolí y Anguera, la región está protegida por la sierra de Prades. Allí se ubican unas 3.800 hectáreas de viñas, que producen referencias diversas, que te invitamos a conocer.

El Trepat es la variedad autóctona de la Conca de Barberà, una zona con grandes viñedos y con ofertas enoturísticas muy interesantes. Los vinos que se elaboran con esa uva, son afrutados, ligeros y con un punto de acidez.

Históricamente, la uva Trepat se ha empleado para hacer vinos rosados, pero en los últimos años esta ha cambiado, apostando por vinos tintos. Actualmente, en la DO, se producen 150.000 hectolitros de vino.

Cuatro vinos para conocer la variedad de la DO Conca de Barberà

La Denominación de Origen Conca de Barberà celebró el primer ciclo de catas del 2021 “CONCArim”, presentando las referencias de monovarietales de la variedad más emblemática de la zona: el Trepat.

Uno de los principales objetivos de las catas, es dar visibilidad a los diferentes perfiles de bodegas que forman parte de la DO. Así se han seleccionado cuatro vinos, que nos permiten hacer un buen recorrido por la variedad de referencias y bodegas.

Vino rosado /Foto: Karolina Grabowska

Molí dels Capellans, es un Trepat tinto (2018) de la bodega Molí dels Capellans. Sus vinos se exportan a 19 países diferentes, entre ellos se destacan los elaborados con Trepat y Parellada.

Este vino está elaborado con uvas de cinco fincas muy viejas (de Pira, Barberà de la Conca y Forés). Cada una de ellas, tiene un tipo de suelo diferente, lo que da como resultado un vino bastante fresco.

La diversidad de los vinos de Conca de Barberà/ Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

El vino Castell d’Or rosado (2020), es un vino de Trepat 100%, muy floral y vegetal, bastante versátil para los maridajes. Por otra parte, Imma Soler, fundadora y directora de la bodega Mas de la Pansa, presentó Mas de la Pansa tinto (2017), un vino que atesora historias familiares

Por último, La Font Voltada es un Trepat tinto (2016) de Abadia de Poblet. Este vino de la DO Conca de Barberà recupera el patrimonio de elaboración de varios siglos atrás, porque lo elaboran tal como lo hacían los monjes del Monasterio de Poblet. Para ello emplean el grano entero, así transmiten también las características de la zona y de la tierra.

¡Compártelo en las redes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar..