Mas Marroch, la memoria gustativa de El Celler de Can Roca

Publicado el 28.04.2021


Mas Marroch es el proyecto de los hermanos Roca, abierto en 2020 y surgido después del período de confinamiento. Su carta es un recorrido por la memoria gustativa de los platos icónicos de El Celler de Can Roca.

Sentarte a comer en este restaurante inaugurado en junio de 2020 en el ágora del Mas Marroch, es un viaje por el talento de Joan, Josep “Pitu” y Jordi Roca (y su gran equipo de profesionales).

Mas Marroch, los platos icónicos de El Celler de Can Roca/ Foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Mas Marroch era el espacio para celebraciones sociales y eventos de los hermanos Roca, ubicado en las afueras del centro de Girona. Después del cimbronazo que implicó el confinamiento y las consecuencias de la pandemia sobre el sector de la hostelería, decidieron reconfigurarlo y abrir un nuevo restaurante.

El sello de los hermanos Roca

A esta altura de su trayectoria, los hermanos Roca casi no necesitan ninguna presentación. El trabajo que hacen junto a su equipo en El Celler de Can Roca, es reconocido en todo el planeta. Cuentan con tres estrellas Michelin, y lideraron la lista de los mejores del mundo en The World’s 50 Best Restaurants, en dos ocasiones.

Además de El Celler, también mantienen abierto Can Roca (el primer restaurante de la familia), que iniciaron Montse Fontané y Josep Roca ‘padre’ y en el que se sirven menús de mediodía por poco más de 10€. Jordi Roca está al frente de las heladerías Rocambolesc y Casa Cacao, un hotel, tienda y obrador de chocolate bean to bar.

Lubina con sabores Mediterráneos, un plato de la carta de Can Roca de 2006/ foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

En breve se sumará a esta lista, el restaurante “Normal” que planean abrir en el centro de Girona en 2021, pero que la pandemia viene retrasando. Mas Marroch es un restaurante que, podríamos decir, se sitúa entre Can Roca y El Celler.

El sello de los hermanos Roca no sólo está como marca detrás de cada uno de estos emprendimientos sino, especialmente, su hospitalidad, calidez y atención preciosista incondicional.

El espacio de Mas Marroch

Transformar Mas Marroch en un restaurante no fue el único desafío que implicaba este cambio del espacio, sino además acondicionarlo a las nuevas medidas COVID.

El lugar está dispuesto para cumplir con todos los requisitos de esta nueva etapa: mantener las distancias, facilitar la ventilación, etc. Para ello han aprovechado la construcción circular de Mas Marroch y terrazas al aire libre (para la primavera y verano), ofreciendo un formato seguro para los/as comensales.

Crujiente de patatas y brandada de bacalao/ foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

El espacio es impactante: con techos altísimos, una construcción de madera y cristal, que incrementa la sensación de amplitud pero mantiene la de calidez. El restaurante está en una finca de 12 hectáreas, en la que habían proyectado un cultivo de frutales y huertas, con sistema de permacultura.

La memoria gustativa de El Celler de Can Roca

Mas Marroch ofrece los platos memorables de El Celler, con el acento puesto en la cocina tradicional catalana y opciones de parrilla. Aquí podrás probar los elaboraciones clásicas y representativas que han pasado por las cartas de su tres estrellas Michelin.

La carta está compuesta por unos veinte platos (entre entrantes y principales) y cinco postres. El ticket medio ronda, aproximadamente, los 50€. Si tienes la oportunidad de ir en grupo, puedes hacer un recorrido degustando diferentes hitos de la historia culinaria contemporánea, porque la cocina de los Roca es un nombre indispensable.

Cromatismo naranja de Jordi Roca/ foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

Mas Marroch es un restaurante interesante en más de un sentido. Evidentemente, poder comer los platos con el cuño de uno de los mejores del mundo, es uno de ellos. Sin embargo, otro de los puntos fuertes de su concepto, es recuperar platos de alta cocina que han desaparecido.

En los restaurantes estelados los platos salen de las cartas al ritmo de las temporadas y la creatividad de sus propuestas. Así que aquí tienes la oportunidad de sumergirte en las elaboraciones del pasado, y seguirlas por sus “añadas”.

La carta de Mas Marroch

Los menús de El Celler de Can Roca no se rigen tanto por una propuesta anual o de temporadas, sino que su modelo de trabajo está más ligado a la voluntad creativa y la estacionalidad. Este mismo criterio pasa a Mas Marroch, y esos “platos clásicos” van variando en función de las temporadas.

En la carta, además de indicar los platos (entrantes, carnes y brasa) se marca el año en el que cada uno estuvo en carta en El Celler de Can Roca. Hay grandísimos platos de la década de los 80 hasta las primeras del 2000. Los precios oscilan entre los 14 y 40€

Nosotrxs hemos probado un entrante de 1994: el crujiente de patatas con brandada de bacalao, jugo de pimientos y emulsión de perejil; el suquet de salmonete con gnocchi de azafrán, hinojo y naranja (un plato de 1990).

Acercándonos a este siglo, otro de los platos principales fue la lubina con sabores del Mediterráneo: bergamota, honojo, naranja, piñones y aceitunas (del 2006)

Postres de Jordi Roca en Mas Marroch/ foto: Godo Chillida para Los Foodistas©

También hay la opción de pedir el “Menú Memoria”, que incluye aperitivo, brioche de trufa, siete platos y dos postres, por 115 € + IVA. Se sirve a mesa completa y se puede optar por el maridaje de vinos (70€ + IVA).

Los postres están a cargo del menor de los Roca, y aquí, si están en carta, no puedes perderte el Soufflé de chocolate y helado de chocolate (2000) o su el icónico Postre làctic, con dulce de leche de oveja, espuma de cuajada, helado de leche de oveja, gotas de yogur, granizado de guayaba y algodón de azúcar (del año 2006).

Sistema de reservas

La idea y dirección general de Mas Marroch, es de los hermanos Roca (Joan, Josep y Jordi Roca). La Directora del restaurante: Encarna Tirado;
Jefe de cocina: Raúl Sillero; Maître Sommelier, Carles Aymerich.

Para disfrutar de esta experiencia, tienen disponible un sistema de reservas online a través de su Web. Las reservas se abren diariamente a las 0 horas, para pedir mesa con un máximo de 15 días de antelación. Si no hay disponibilidad en la fecha deseada, puedes apuntarte en lista de espera.

Para garantizar la reserva, es necesario que facilitar una tarjeta de crédito o débito y no se hace ningún cargo excepto si se anula la reserva o la reducción del número de comensales, con menos de tres días de antelación.

Mas Marroch Pla del Marroc, 6, 17180 Vilablareix, Girona

¡Compártelo en las redes!

También te puede interesar..

> > > >