Restaurante Kilo

Publicado el 09.03.2017


Visitamos el restaurante Kilo de Barcelona, aprovechando la Restaurante Lover Week de Atrápalo. Una buena oportunidad para probar un menú sencillo con toques gourmet.

Croquetas de pollo de granja /Foto: Los Foodistas©

Aprovechando la Restaurant Lover Week de Atrápalo, nos decidimos a probar el menú degutación del Restaurante Kilo de Barcelona. Durante 10 días una selección de 48 grandes restaurante de Barcelona y Madrid, ofrecen menú especiales a precios  reducidos. Como cada año, por cada reserva hechas a través de la Web se donará 1€ a la ONG ACCEM, que trabaja para mejorar las condiciones de vida de personas migrantes o refugiadas.

Tataki de salmón con sésamo /Foto: Los Foodistas©

Habíamos pasado muchas veces por la puerta del restaurante Kilo y estaba en la lista de los lugares que teníamos pendientes de conocer. La ambientación del local es agradable, con mucha madera y frases simpáticas relacionadas con el mundo de la gastronomía. Una de las cosas que más nos gustó del espacio es que, en la entrada, hay una pequeña biblioteca con libros de gastronomía. Si tienes tiempo, dedícale un momento a este rincón maravilloso.

Pepito de ternera con queso /Foto: Los Foodistas©

Como tommos el menú de la Restaurant Lover Week, los platos ya estaban establecidos. En general, la oferta es sencilla pero está llena de guiños gourmet. Como parte de menú se servía pan de coca con tomate, croquetas de pollo de corral con jamón, ensalada rusa y tataki de atún con sésamo. Por ejemplo, la ensalada rusa en lugar de estar decorada con la típicas aceitunas llevaba unas especificaciones de oliva, llenas de sabor. Además se acompaña de un pan ácimo crujiente. Todos estos platos se sirven para compartir.

Cheesecake de fruta de la pasíon / Foto: Los Foodistas©

Como segundos platos un pepito de ternera con queso fundido, pimientos de padrón y chips de yuca; también un arroz con gambas. Cada una de las preparaciones están emplatadas de manera divertida: en una cajita de madera, en cestas metálicas, etc. Kilo está lleno de pequeños detalles que debes descubrir. El agua está incluida en el servicio porque ofrecen su propia agua osmotizada. Para cerrar el menú, el momento de postre se presento en forma de cheesecake de fruta de la pasión.

La atención y servicio es correcta, cercana y están atentxs a todo, aun cuando si la sala está llena (como el día que fuimos nosotrxs). Kilo es un buen lugar para ir con amigxs a hacer una comida distendida mientras charlas.

Restaurante Kilo: Balmes 165 (o8oo8) Barcelona

¡Compártelo en las redes!

También te puede interesar..