La tarta de hadas

Publicado el 11.02.2015


Un libro para niñas y niños que les cuesta comer, tratado con humor y una dosis de escatología.

 

No todos lxs niñxs tienen el paladar inquieto de los miembros de Master Chef Junior, ni les entran bien las verduras o los sabores intensos. Aunque el cultivo del gusto es algo que se aprende y educa, la realidad es que a lxs más pequeñxs muchas veces les cuesta comer y la mesa se convierte en un campo de batallas. Por eso decidimos dedicar la entrada de hoy  a un libro que aborda las dificultades de la alimentación infantil, con un gran sentido del humor. La tarta de Hadas, publicado por la editorial Kokinos, escrito por Michaël Escoffier e ilustrado por  Kris Di Giacomo, llegó a nuestras manos a través de los amigos de la librería Al.lots.

La tarta de hadas

El libro se inicia con una escenario que a muchos les resultará familiar: un padre haciendo piruetas gastronómicas para persuadir a su hijo de que coma algo, arguyendo que es otra cosa. El padre en este caso es un sapo, y lo que pretende que coma su retoño es una supuesta tarta de hadas, que a ojos del pequeño sólo son babosas… El padre ingenioso improvisa explicaciones variopintas para convencerlo de que se coma la tarta que ha preparado y, además, se ve envuelto en juramentos fantasiosos que deberá cumplir si el sapito no deja ni rastro de comida en el plato.

La tarta de hadas Interior  El padre sapo consigue que su hijo coma la tarta de hadas sin rechistar, por lo que tiene que cumplir la promesa de volar. Como a una mentira le sigue otra, el padre acaba haciendo equilibrios para demostrarle a su hijo que es capaz de volar. El sapo salta por la ventana en su ansia de elevarse, pero en ese precisos instante un hada lo toma del brazo para llevarlo a su casa y convertirlo en el ingrediente clave de la tarta de dragón, que su madre cocinará por la noche.
La narración está sostenida con diálogos divertidos y rápidos. Las ilustraciones son estupendas y refuerzan la situaciones absurdas que se dan en las mesas de lxs niñxs de paladar insurrecto. En la tarta no había ni una sola hada pero las escenas de este cuento están llenas de engaños y mentiras piadosas, en la que más de un adulto torturado por nutrir a lxs niñxs de la casa, se verá reflejado. ¡Que aproveche!

 

 

 

 

¡Compártelo en las redes!

También te puede interesar..